Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
miércoles , 17 octubre 2018
El estadio del Sevilla lleva el nombre del presidente que lo construyó, Ramón Sánchez Pizjúan.

El amargo estreno oficial del Sánchez Pizjuán

El Betis-Sevilla o Sevilla-Betis es uno de los derbis más calientes del fútbol español y, por extensión del mundo. Estos encuentros llevan al limite deportivo la rivalidad que viven desde su fundación los dos grandes equipos de la ciudad.

Una disputa en la que el ganador se convierte en el “dueño” de la ciudad hasta el partido de vuelta mientras que el perdedor queda con la vitola, en ese periodo de tiempo hasta que ambos clubes se vuelvan a enfrentar, de “segundón o perdedor de Sevillla”.

En la ciudad del Guadalquivir y de la Torre del Oro, el Sevilla ha estado, tradicionalmente, por encima de su rival verdiblanco pero, en diversos momentos, como el último derbi liguero, el Betis se impuso a su eterno rival con un gol de Joaquín que acababa con 12 años sin derrotar a los hispalenses en el Benito Villamarin.

El último triunfo verdiblanco ante los hispalenses entrará en la historia por romperse la sequia bética en su casa, una victoria para los anales del fútbol de la que también forma parte el primer triunfo bético en el Ramón Sánchez Pizjuán.

21 de septiembre de 1958. El Sevilla disfrutaba a finales de la década de los cincuenta de la condición de primer equipo de la ciudad ya que, para más inri, su eterno rival volvía de Segunda División tras haber caído en desgracia futbolística habiendo llegado a jugar en Tercera.

La superioridad sevillista se saboreaba en una afición entregada a los pies de su presidente, Ramón Sánchez Pizjuán, quien a finales de 1958 abría la nueva casa del Sevilla, un estadio que llevaría su nombre (actualmente lo lleva) y con el que quería emular a Santiago Bernabeú (un ídolo para el mandatario andaluz) construyendo un recinto deportivo que transmitiera la grandeza que evocaba el realizado por el dirigente blanco en Madrid.

El estreno oficial del campo en Liga estaba fijado para el 21 de septiembre de 1958 ante … el Betis. Una inauguración por todo lo alto que los sevillistas auguraban con una fiesta donde, además de estrenar nueva casa, se ganase encima al eterno rival.

Aun así y para evitar un posible fiasco, los dirigentes estipularon la inauguración del estadio con un amistoso previo ante el Jaén, el 7 de septiembre, que concluyó con empate a tres goles.

Once del Sevilla (encuentro Sevilla-Betis 21 de septiembre 1958)
Once del Betis (encuentro Sevilla-Betis 21 de septiembre 1958)

Días después llegaba el esperado debut oficial del Sánchez Pizjuán, con un partido de Liga en la jornada dos, ante el eterno rival. Un choque en el que jugaron Cardoso (Guerrica, 52’); Santín, Campanal, Mara ver; Ruiz Sosa, Pepín; Antoniet, Diéguez, Gómez, Arza y Szalay por parte sevillista y Otero; Valderas, Ríos, Portu; Isidro, Paqui; Castaño, Azpeitia, Kuszmann, Areta y Del Sol por parte bética.

Un encuentro festivo para los hispalenses que comenzó mal tras un gol de Luis Del Sol en el minuto 2. Sin embargo, el Sevilla dio la vuelta al encuentro con el empate de Szalay en el 37’ y Diéguez antes del descanso. Un cambio de tornas que fue un espejismo ya que los béticos empataron, y dieron la vuelta al marcador, con dos goles de Kuszmann y otro de Areta para llevarse el derbi por (2-4).

El triunfo bético supuso un shock para los 40.000 espectadores presentes en el estreno del Ramón Sánchez Pizjuán. Para los béticos por vencer en un día tan especial para su eteno rival y para los sevillistas por saborear la amargura del estreno de su estadio con una afrenta que jamás se ha olvidado en Sevilla.

Deja un comentario