Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
miércoles , 19 diciembre 2018
La llegada del técnico asturiano al banquillo de la selección ha devuelto a "La Roja" en un equipo temible.

La ilusión se llama Luis Enrique

Un soplo de aire fresco. La llegada de Luis Enrique al banquillo de la selección española ha supuesto el renacer de un equipo muy cuestionado sobre su valía apenas dos meses atrás.

El pasado Mundial de Rusia había dejado a “La Roja” muy tocada tras la repentina salida del equipo de Julen Lopetegui, vía destitución, y donde el tándem Hierro-Celades no supo redirigir la esencia de un equipo que aspiraba a ser campeón. Una situación de inestabilidad que también provocó que grandes estrellas del equipo como David de Gea estuviesen en el foco de las críticas durante el campeonato.

Sin embargo, la llegada del técnico asturiano a la selección ha devuelto la confianza en las posibilidades del equipo a la afición, prensa y profesionales del balón con una vuelta de tuerca al sistema de juego basado en la posesión.

De esta forma, Luis Enrique ha dado varias pinceladas propias al cuadro que antes pintaron los Lopetegui, Del Bosque o Aragones para que el equipo español lleve su propia seña de identidad. Un ADN futbolístico en el que la posesión de balón sigue siendo vital para alcanzar el éxito.

A pesar de que el ideario futbolístico se basa en el control del esférico, el técnico asturiano ha cambiado la forma de entender el juego de la selección española añadiendo, entre otras cosas, la presión de balón tras pérdida o la combinación ofensiva basada en encontrar puerta lo antes posible y huir de las largas posesiones para desactivar los cerrojos enemigos.

Una vuelta de tuerca a un sistema de juego que también se percibe en algunos de los futbolistas como es el caso de David de Gea, que ha vuelto a demostrar ser el portero fiable del Manchester United, Saúl, que se ha convertido en capital para Luis Enrique y que encarna perfectamente el nuevo sistema basado en el control y la pegada ofensiva, los futbolistas como y Iago Aspas o Rodrigo, que representan la movilidad atacante y la asociación con los centrocampistas.

Además de todo ello, el entrenador asturiano ha reafirmado la condición de jugadores fijos a hombres como Sergio Ramos, Nacho (que reemplazará a Piqué en el eje de la zaga), Busquets, Carvajal o el malacitano Isco. Un cambio de imagen donde se ha “olvidado” la ausencia de Jordi Alba (por sus desavenencias con Luis Enrique) de un plumazo. Un despertar futbolístico donde esta “nueva selección española” ha dejado sobre el campo la ilusión que despierta esta nueva etapa con triunfos como el 1-2 ante Inglaterra o el contundente 6-0 a Croacia en Elche.

En definitiva, Luis Enrique ha entrado con buen pie al banquillo de “La Roja“, una llegada a la selección que vuelve a despertar la edición de un equipo llamado, bajo su ideal futbolístico, a volver a ser un equipo que vuelva a ser temido y no temerario como en el pasado mundial.

Deja un comentario