Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
domingo , 18 noviembre 2018
La estelar actuación de Tomaszewski en Wembley el 17 de octubre de 1973 dejó a Inglaterra fuera del Mundial de 1974.

La historia del “payaso” que detuvo a Inglaterra

El fútbol es un deporte donde el éxito y el fracaso conviven en una línea muy fina. La razón para vivir en uno u otro lado lo marcan los resultados obtenidos en cada momento y, por ello, el deporte rey está plagado de hazañas y decepciones a lo largo de su historia dependiendo de quien sea el protagonista de la historia.

En este sentido, el libro de la historia del deporte rey escribió una nueva página el 17 de octubre de 1973 donde Inglaterra fue la que portó la camiseta del fracaso ni el portero polaco Jan Tomasewski se puso la del éxito.

Aquel día del año 1973 Inglaterra y Polonia disputaban el último partido del grupo en la clasificación para el Mundial de 1974 que se iba a disputar en Alemania. Un encuentro donde la selección británica era el claro favorito donde la prensa y el entorno futbolístico inglés ningunearon antes del encuentro a los polacos dando por segura su victoria y clasificación para la cita continental.

Los inventores del fútbol eran por aquel entonces una de las elecciones del momento tras haber acudido a las últimas cinco grandes citas saliendo campeones de la disputada en su país en 1966. Una situación que hacía que los hombres dirigidos por Alf Ramsey fueran claros candidatos al título del mundial de Alemania antes de clasificarse para el mismo.

Este estado de éxito y superioridad que vivía la Inglaterra futbolística llevó a los británicos a cometer el error de ningunear a sus rivales, como evidenció el genial y lenguaraz técnico inglés Brian Clough que calificó como “un payaso con guantes” al meta polaco Jan Tomaszewski antes del encuentro por su vestimenta y estilo futbolístico a la hora de parar balones.

Con esa superioridad se presentó el combinado ingles en su casa de Wembley ante los polacos esperando una victoria segura que otorgará el billete para el mundial en tierras germanas.

Al inicio del encuentro, la imagen de Tomaszewski (que portaba unos guantes regalados por su suegro y que se utilizan actualmente para pintar) auguraban que la definición de Clough era acertada y que Inglaterra no detendría problemas para estar en alemán.

Sin embargo, con el paso de los minutos la figura del meta polaco fue creciendo hasta convertirse en un gigante que jugaba en sus manos con una Inglaterra que intentó, de todas las maneras posibles escenificando uno de los grandes asedios futbolísticos de la historia, llevarse el triunfo y que tras superar una única vez el “muro Tomaszewski” vio como el meta acababa al encuentro vestido de éxito y ellos de fracaso tras concluir el encuentro en empate.

A la conclusión del encuentro, “el payaso con guantes” de Brian Clough había dado a los ingleses una lección de humildad convirtiéndose en uno de los grandes “ogros” de la historia negra de la Inglaterra futbolística.

Tomaszewski se había vestido de juez para condenar a una Inglaterra arrogante que había cometido pecado mortal de subestimar a su enemigo, un rival que después ocuparía el lugar, predestinado a los británicos, como una de las mejores selecciones del Mundial de 1974 en Alemania (acabó tercera).

Deja un comentario