Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
miércoles , 20 noviembre 2019
La "naranja mecánica" siempre estará ligada a Cruyff y a la final perdida ante Alemania en 1974.

La historia de la campeona sin trono

7 de julio de 2019. Una fecha en la que se cumplieron 45 años del inicio de la leyenda negra de uno de los equipos que paso a la historia como legendario y revolucionario pero que se quedó sin reconocimiento en forma de títulos: la Holanda del fútbol total liderada por Johan Cruyff e ideada por Rinus Michels.

En dicha fecha, el combinado orange perdió la final de la Copa del Mundo de 1974 ante la anfitriona del torneo; la Alemania liderada por Franz Beckenbauer. Una derrota con la que comenzó su historia negra en lo que se refiere a bañar su fútbol en el oro que otorgan los trofeos.

Así las cosas, el destino de la naranja mecánica quedó marcado tras quedarse sin corona ya que dicha situación se repitió cuatro años después en el mundial disputado en Argentina al caer, otra vez, ante la anfitriona en el partido por el título. Una repetición de la historia y una derrota que supuso el fin de la selección de fútbol total que murió en ese campeonato a través de parte de los jugadores que se convirtieron en leyendas sin corona en el año 1974.

Sin embargo y a pesar de no ganar el mundial, esa Holanda, cuyo fútbol la define en la primera jugada de la final ante Alemania que terminó con el penalti cometido por Berti Vogts sobre Johan Cruyff y que transformó Neeskens, se llevó un triunfo mucho mayor: que su juego pasase a la historia como la gran revolución táctica del fútbol.

Un hito al que se unió el hecho de que dicha concepción del deporte del balompié fuese bañada en oro por equipos que continuaron escribiendo su historia bajo la influencia de la naranja mecánica como fue el caso del Ajax, el Barcelona del Dream Team entrenado por Cruyff o el más reciente dirigido por Pep Guardiola.

En definitiva, la Holanda de 1974 pasó a engordar la lista de los triunfadores del fútbol sin corona como fue el caso de la Hungría de Puskas en la década de los cincuenta. Sin embargo, en dicho mundial el combinado orange dejó impresa en el corazón del aficionado una huella más profunda que la impregnada por Alemania rompiendo el tópico de que del subcampeón nadie se acuerda. Una gesta que logró realizar gracias a su fútbol. Un estilo de juego que, a pesar de no permitirle llevarse el trofeo de campeón, le permitió bañarse en oro para la posteridad de la historia del deporte rey.

About comunicacion

comunicacion
Descubre en el oceano del deporte toda la información deportiva. Sumergete a golpe de clic en el mundo de la pasión deportiva.

Deja un comentario