Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
martes , 23 octubre 2018
El futbolista galo se convierte en la segunda adquisición más cara de la historia tras obligarse a pagar el PSG 180 millones de euros al inicio del mercado estival de 2018.

Mbappé o la locura del mercado futbolístico

Kyilian Mbappé. El joven futbolista francés de tan sólo 18 años ha sido gran protagonista del mercado estival en el planeta fútbol. Una situación derivada principalmente del enorme impacto que ha producido su irrupción en el mundo del balompié el curso pasado así como por la carrera de los grandes clubes europeos por hacerse con sus servicios.

Así las cosas, el PSG ha sido el equipo que finalmente se ha hecho con sus servicios en forma de cesión a raíz de “obligarse” a pagar el próximo año un montante de 180 millones de euros para oficializar dicho fichaje así como otorgarle una ficha de 12 millones por curso. Una fórmula que utiliza el equipo parisino para sortear el Fair Play financiero tras reventar el mercado este verano fichando a Neymar pagando su cláusula de rescisión (222 millones de euros).

Sin embargo y analizando trasfondo de la adquisición de Mbappé por parte del PSG, la llegada a París a cambio de 180 millones del imberbe delantero galo pone de manifiesto que el mercado futbolístico ha dado un giro de timón hacia un destino donde cualquier adquisición (independientemente de que sea un jugador contrastado una joven promesa) traerá consigo la necesidad de invertir una elevada cantidad de millones para consumar su compra. Prueba de ello también puede verse en el fichaje de Dembélé por parte del Barcelona a cambio de 145 millones.

En este sentido y si echamos la vista el pasado, la agitación del mercado en diferentes períodos de la reciente historia del fútbol ha generado que los excesos de precio en las adquisiciones haya conllevado un aumento progresivo en el coste de los futbolistas aunque, por aquel entonces, se pagaba por jugadores contrastados.

Una situación la de pagar grandes sumas por futbolistas de nivel top que iniciaron los grandes conjuntos italianos, como la Juventus o la Lazio, a principios de los años 2000 con adquisiciones como las de Hernán Crespo o Gaizka Mendieta por 55 y 48 millones respectivamente por parte de la escuadra romana o los más de 93 millones invertidos por el equipo turinés en Buffon y Thuram.

Dicha predisposición a comprar jugadores por elevadas cantidades de dinero fue continuada por Florentino Pérez en sus dos etapas al frente del Real Madrid. Primero con los galácticos tras adquirir, por ejemplo a Luis Figo por 60 millones o Zinedine Zidane por 70 para después invertir a su vuelta a la presidencia 94 por Cristiano Ronaldo o alrededor de 100 por Gareth Bale.

En relación al pasado, la actuación del PSG en la actualidad gastando más de 400 millones en dos futbolistas (Neymar y Mbappé) abre una nueva cota en la montaña de traspasos futbolísticos que hacen prever, en los próximos años, que no se sepa a ciencia cierta hasta donde puede extenderse la distancia hacia la cima en dicha escala de adquisición de jugadores.

En definitiva, el fichaje de Mbappé por el PSG a cambio de una cesión con opción de compra obligatoria de 180 millones o los 145 invertidos por el Barcelona en Dembélé han generado una ruptura en la inversión en el fútbol. Una fractura debida tanto por el montante económico como por el hecho de que no son talentos contrastados como si ocurría en el pasado.

Por lo tanto, dicha situación pone de manifiesto dos realidades totalmente compatibles: que el fútbol genera mucho dinero y que el mundo financiero en torno al balompié ha cogido un ritmo frenético y de locura que hace prácticamente imposible saber dónde se detendrá de forma definitiva.

Deja un comentario